Enter your keyword

La Sociedad de la Información la Transición para la Ciudadanía Digital

La Sociedad de la Información la Transición para la Ciudadanía Digital

La Sociedad de la Información la Transición para la Ciudadanía Digital

Clifford Stoll “los datos no son información, la información no es conocimiento”

El reto tanto de la Sociedad de la Información como de la Ciudadanía Digital, es construir conocimiento partiendo de la información que se encuentra en la red, allí el rol del educador como líder y modelo que use los medios tecnológicos basados en los valores de convivencia humana, que además formen ciudadanos que no sean transgresores sino que aporten al crecimiento armónico de la nueva sociedad.

La humanidad ha experimentado varias revoluciones tecnológicas cada uno marca una evolución facilitando procesos que en la cotidianidad que hoy son sencillos para nosotros, la tecnología es protagónica en este ámbito ya que la mitad de las cosas que hoy se nos facilitan esta mediada por un dispositivo electrónico, digital o industrial.

Nunca como en la actualidad, las tecnologías habían tendió tanta presencia y significación. Y con claridad podemos decir que si existe algún atributo distintivo de la sociedad en la cual nos desenvolvemos es su perspectiva tecnológica, en lo domestico, en lo cultural y en lo político, uniéndose las tradicionales con las denominadas nuevas, y donde empieza hablarse de que el futuro girara en torno a la convergencia de las tecnologías. Convergencia que superara la mera suma de partes, alcanzando nuevos escenarios y nuevos lenguajes expresivos. Cabero, J. (2007).

Lo anterior nos lleva a reflexionar ya que todas las revoluciones tecnológicas implicaron cambios de paradigmas ya que tocaron lo teórico, lo metodológico, lo actitudinal, los valores, por supuesto se adquieren nuevas palabras y modismos, pero esta revolución ha tocado todo lo anterior y más allá, ya que toca lo cultural y la manera de cómo hemos venido haciendo las cosas como humanidad comienza a desdibujarse, Henry Jenkins lo denomina Convergencia Cultural de la Sociedad de la Información, donde plantea desde los ámbitos que él considera son fundamentales de la sociedad.

Ahora bien los dispositivos tecnológicos están presentes en el 70% de nuestras actividades cotidianas, hasta hace 10 años visitábamos el banco de manera presencial, en la actualidad el banco se encuentra a un click de mi mano. Cabero nos plantea nuevos escenarios, en lo que llamamos el mundo global a solo un click.

Cuando pensamos que podíamos interactuar de manera directa con las fuentes de las cosas, a esto me refiero de conversar en un blog con el autor de mi libro favorito, o del fabricante en un país lejano de un dispositivo, tramitar la compra de manera directa con un distribuidor internacional y contar con el producto en la puerta de mi casa.

Bienvenidos a la cultura de la convergencia, donde chocan los nuevos y los viejos medios, donde los medios populares se entrecruzan con los corporativos, donde el poder del productor y el consumidor mediáticos interaccionan de maneras impredecibles. Jenkins, H. (2017).

Para quienes somos apasionados de las tecnologías esto es maravilloso, siempre y cuando la educación asuma su rol de liderazgo en la transición en la formación de los ciudadanos digitales del futuro mediato.

Por otra parte los  que somos inmigrantes hemos ido aprendiendo a manejar estos nuevos escenarios, pero las nuevas generaciones ya lo traen incorporado, ellos son parte de ese mundo global, que nosotros aun no terminamos de entender, ni de aceptar,  ni de incorporar a nuestra existencia, nos resistimos por que conocimos otro mundo, con un paradigma más humano (según nuestra visión), donde la interacción era quinestésica, el encuentro es fundamental, vernos mientras nos escuchamos, oler , tocar, son elementos fundamentales de nuestra interacción.

La información era controlada y dosificada según la cultura y valores a los cuales servíamos, ahora nuestros niños/niñas y adolescentes tienen toda la información que requieran o quieren tener en los dispositivos tecnológicos que son parte ya de ellos mismos, en donde interactúan por lo general sin ningún tipo de mediación (padres, representantes o educadores) con valores, y creencias que les permitan discernir, esa información de manera útil o positiva, en otras palabras están expuestos a la autopista de la información y comunicación solos, ya que nosotros estamos librando la lucha con nuestra resistencia a este nuevo mundo.

Está a la vista la evolución vertiginosa de la nueva sociedad, la política, la interculturalidad, el arte, la comunicación entre otros,  pero sobre todo la información van en crecimiento y transformación permanente, y por ende el individuo socializado intenta involucrarse en el ritmo, conocimiento, actitudes en la autopista del internet. Los dispositivos tecnológicos están al alcance de todos y todas en mayor propensión, los costes van en detrimento en la medida que la adquisición se ha masificado, además de la evolución de la televisión, la radio, los reproductores de sonido y video en la web.

Youtube se ha convertido en la televisión educativa de todas las décadas, los milenios no pueden vivir sin esta red social, todo lo que requieren saber o aprender se lo preguntan a su profesor que lo tienen disponible 21 x 7 desde su dispositivo móvil. Esta red es tan completa que ofrece según la navegación de su usuario sugerencias de ver basada en sus gustos personales.

Fuente: https://blog.hootsuite.com/es/estadisticas-de-youtube/

La Información se encuentra de manera abierta sin ningún tipo de discriminación en la red y en la web, en la actualidad como definimos la información desde el ámbito de la red.

Información es expresión de las realidades y capacidades de los medios de comunicación más nuevos, o renovados merced a los desarrollos tecnológicos que se consolidaron en la última década del siglo: la televisión, el almacenamiento de información, la propagación de vídeo, sonido y textos, han podido comprimirse en soportes de almacenamiento como los discos compactos o a través de señales que no podrían conducir todos esos datos si no hubieran sido traducidos a formatos digitales. La digitalización de la información es el sustento de la nueva revolución informática”… (Raúl Trejo Delarbre, 2001)

Se trata entonces de interactuar con la información creando y construyendo nuevos constructos que realmente sean pertinentes y útiles para la nueva sociedad, interactuando en las comunidades virtuales o creando nuevas comunidades que contengan elementos que sean de interés público, ya que una de las características de la información en esta era, es que es abierta, publica, está en la nube o en servidores que no son precisamente los personales. Esto la hace incontrolable.

…”un estadio de desarrollo social caracterizados por la capacidad de sus miembros (ciudadanos, empresas y Administraciones públicas) para obtener, compartir y procesar cualquier información por medios telemáticos instantáneamente, desde cualquier lugar y en la forma que se prefiera”… (Cabero, J. 2012, 2). (Comisión Sociedad Información, 2003,5)

…”Una sociedad donde”…todos puedan crear, acceder, utilizar y compartir información y el conocimiento , para hacer que las personas, las comunidades y los pueblos puedan desarrollar su pleno potencial y mejorar la calidad de sus vidas de manera sostenible…” (Cabero, J. 2012, 2). (Unión General de Telecomunicaciones (2003,4)

Lo anterior exige capacitarnos permanentemente para la utilización de las herramientas tecnológicas adaptadas a los ámbitos educativos, tomando en cuenta elementos como los contextos, la cultura, ubicación geográfica, de manera que en realidad seamos incluyentes y lleguemos a todos y todas por igual, haciendo un ejercicio verdadero y efectivo de la democratización de la tecnología y la construcción de nuevos conocimientos, en la sociedad de la información que algunos autores las conceptualizaciones de la siguiente manera:

…“la Sociedad de la Información es, por lo tanto, realidad y posibilidad. Habría que concebirla como un proceso en el que nos encontramos ya pero cuyo punto de llegada y consolidación parece aún distante. Existiendo los cimientos para que la sociedad contemporánea despliegue sus mejores potencialidades gracias al intercambio de información –y para que la información llegue a derivar en conocimiento”… (Raúl Trejo Delarbre, 2001)

«las sociedades de la información se caracterizan por basarse en el conocimiento y en los esfuerzos por convertir la información en conocimiento. Cuanto mayor es la cantidad de información generada por una sociedad, mayor es la necesidad de convertirla en conocimiento”… (Ortiz Chaparro, 1995)

Delarbre (2001), propone Diez rasgos de la Sociedad de la Información:

A ese nuevo contexto lo definen características como las siguientes;

Exuberancia. Disponemos de una apabullante y diversa cantidad de datos. Se trata de un volumen de información tan profuso que es por sí mismo parte del escenario en donde nos desenvolvemos todos los días.

Omnipresencia: Los nuevos instrumentos de información, o al menos sus contenidos, los encontramos por doquier, forman parte del escenario público contemporáneo (son en buena medida dicho escenario) y también de nuestra vida privada. Los medios de comunicación se han convertido en el espacio de interacción social por excelencia, lo cual implica mayores facilidades para el intercambio de preocupaciones e ideas pero, también, una riesgosa supeditación a los consorcios que tienen mayor influencia, particularmente en los medios de difusión abierta.

Irradiación. La Sociedad de la Información también se distingue por la distancia hoy prácticamente ilimitada que alcanza el intercambio de mensajes. Las barreras geográficas se difuminan; las distancias físicas se vuelven relativas al menos en comparación con el pasado reciente. Ya no tenemos que esperar varios meses para que una carta nuestra llegue de un país a otro.

Velocidad: La comunicación, salvo fallas técnicas, se ha vuelto instantánea. Ya no es preciso aguardar varios días, o aún más, para recibir la respuesta del destinatario de un mensaje nuestro e incluso existen mecanismos para entablar comunicación simultánea a precios mucho más bajos que los de la telefonía tradicional.

Multilateralidad / Centralidad. Las capacidades técnicas de la comunicación contemporánea permiten que recibamos información de todas partes, aunque lo más frecuente es que la mayor parte de la información que circula por el mundo surja de unos cuantos sitios.

Interactividad / Unilateralidad. A diferencia de la comunicación convencional (como la que ofrecen la televisión y la radio tradicionales) los nuevos instrumentos para propagar información permiten que sus usuarios sean no sólo consumidores, sino además productores de sus propios mensajes. En la Internet podemos conocer contenidos de toda índole y, junto con ello, contribuir nosotros mismos a incrementar el caudal de datos disponible en la red de redes. Sin embargo esa capacidad de la Internet sigue siendo poco utilizada.

Desigualdad. La Sociedad de la Información ofrece tal abundancia de contenidos y tantas posibilidades para la educación y el intercambio entre la gente de todo el mundo, que casi siempre es vista como remedio a las muchas carencias que padece la humanidad. Numerosos autores, especialmente los más conocidos promotores de la Internet, suelen tener visiones fundamentalmente optimistas acerca de las capacidades igualitarias y liberadoras de la red de redes (por ejemplo Gates: 1995 y 1999 y Negroponte, 1995). Sin embargo la Internet, igual que cualquier otro instrumento para la propagación y el intercambio de información, no resuelve por sí sola los problemas del mundo. De hecho, ha sido casi inevitable que reproduzca algunas de las desigualdades más notables que hay en nuestros países.

Heterogeneidad: En los medios contemporáneos y particularmente en la Internet se duplican –y multiplican– actitudes, opiniones, pensamientos y circunstancias que están presentes en nuestras sociedades. Si en estas sociedades hay creatividad, inteligencia y arte, sin duda algo de eso se reflejará en los nuevos espacios de la Sociedad de la Información. Pero de la misma manera, puesto que en nuestras sociedades también tenemos prejuicios, abusos, insolencias y crímenes, también esas actitudes y posiciones estarán expresadas en estos medios. Particularmente, la Internet se ha convertido en foro para manifestaciones de toda índole aunque con frecuencia otros medios exageran la existencia de contenidos de carácter agresivo o incómodo, según el punto de vista de quien los aprecie.

Desorientación. La enorme y creciente cantidad de información a la que podemos tener acceso no sólo es oportunidad de desarrollo social y personal. También y antes que nada, se ha convertido en desafío cotidiano y en motivo de agobio para quienes recibimos o podemos encontrar millares de noticias, símbolos, declaraciones, imágenes e incitaciones de casi cualquier índole a través de los medios y especialmente en la red de redes. Esa plétora de datos no es necesariamente fuente de enriquecimiento cultural, sino a veces de aturdimiento personal y colectivo. El empleo de los nuevos medios requiere destrezas que van más allá de la habilidad para abrir un programa o poner en marcha un equipo de cómputo. Se necesitan aprendizajes específicos para elegir entre aquello que nos resulta útil, y lo mucho de lo que podemos prescindir.

Ciudadanía pasiva. La dispersión y abundancia de mensajes, la preponderancia de los contenidos de carácter comercial y particularmente propagados por grandes consorcios mediáticos y la ausencia de capacitación y reflexión suficientes sobre estos temas, suelen aunarse para que en la Sociedad de la Información el consumo prevalezca sobre la creatividad y el intercambio mercantil sea más frecuente que el intercambio de conocimientos. No pretendemos que no haya intereses comerciales en los nuevos medios –al contrario, ellos suelen ser el motor principal para la expansión de la tecnología y de los contenidos–. Pero sí es pertinente señalar esa tendencia, que se ha sobrepuesto a los proyectos más altruistas que han pretendido que la Sociedad de la Información sea un nuevo estadio en el desarrollo cultural y en la humanización misma de nuestras sociedades.

Cabero, J. (2012); Propone 9 Características de la Sociedad de la Información y exigencias para las instituciones Educativas

Ser una sociedad globalizada. Estamos en un momento donde todos los fenómenos, tanto a nivel económico, como social y cultural han dejado de producirse localmente y adquieren trascendencia mundial. En los momentos actuales, la economía ha superado las barreras espaciales de las naciones para situarse en los terrenos transnacionales, desaparecieron los modelos económicos de comienzo del siglo XX, capitalismo, comunismo, y siendo sustituidos por modelos neoliberales. Torres señala “que si la economía se globaliza también lo hacen los problemas que surgen con este modelo de sociedad: las drogas, el comercio de armas, la exportación de enfermedades, o el tráfico de personas”.

 

El que gira entorno a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Como elemento básico para su desarrollo y potenciación. Y que este giro es tan veloz, como no había ocurrido anteriormente con ninguna tecnología. Ahora bien, tal velocidad de aparición, desarrollo y destrucción, genera también, un problema y es que muchas veces nos falta tiempo para una reflexión crítica sobre sus verdaderas posibilidades, y las limitaciones que introducen. Al mismo tiempo nos encontramos con que muchas veces se llegan a incorporar más por esnobismo, que por significación para resolver problemas.

Como consecuencia de lo anterior tenemos que señalar  la aparición de nuevos sectores laborales. Sobre todo asociados con el mundo de las TIC. Ahora bien la incorporación de las Tic no acaba en este aspecto, sino también que está creando nuevas modalidades laborales, como el teletrabajo, y cambiando el tipo y las relaciones del trabajo que se convierte cada vez en más abstracto, donde el trabajador maneja cada vez menos físicamente el objeto y se encontrara más aislado de los circuitos y cadenas de producción y los entornos virtuales se convertirán en los espacios básicos de interacción.

La amplitud y rapidez con la que la información es puesta a disposición de los usuarios, hace que nos encontremos verdaderamente frente a un exceso de información. Como señala Binde (2005, 20), en la sociedad del conocimiento todos tendremos que aprender a desenvolvernos con soltura en medio de la avalancha aplastante de informaciones, y También a desarrollar el espíritu crítico y las capacidades cognitivas  suficientes para diferenciar la información “útil” de la que no lo es.  Y ello será ineludiblemente, uno de los aspectos en los cuales deberemos capacitar a las siguientes generaciones.

Nos encontramos en una sociedad donde el “aprender a aprender” es de máxima importancia. Estamos por tanto hablando de una sociedad del aprendizaje, que son aquellas que se refiere a un nuevo tipo de sociedad en la que la adquisición de los conocimientos no están relegadas a instituciones formales de educación, así como que los periodos de formación no se limitan a un periodo concreto de la vida de la persona.

Su impacto alcanza a todos los sectores de la sociedad, desde la cultura al ocio, y desde la industria a la economía, y por lo que aquí a nosotros nos interesa a la educación, en sus diferentes modalidades: formal, informal y no formal; y en sus distintos niveles educativos, desde los iniciales a los superiores, desde los de formación hasta los de perfeccionamiento.

Su incorporación no está siendo por igual en todos los lugares, de forma que se está produciendo una brecha digital, que está siendo motivo de e-cusión social (Cabero, 2004a).

La aparición de un nuevo tipo de inteligencia, la denominada ambiental, que será producto de la inteligencia que existirá en el mundo como consecuencia de la exposición a las diferentes TIC con la que interaccionamos. De manera que parte de nuestra información y conocimiento, las ponemos en manos de ellas. En esta sociedad de la información, estamos pasando de la sociedad de la memoria a la sociedad del conocimiento; es decir de una inteligencia de memoria, a una inteligencia distribuida a poyadas en la TIC:

Y la velocidad del cambio. Posiblemente una de las características sea la velocidad que es requerida a todos los niveles: poner un producto en el mercado, presencia de nuevas ideas, transmisión inmediata de la información, etc. Vivimos en un mundo donde las tecnologías de la información, nada más nacer fallecen, y su vida media disminuye progresivamente. Internet requirió de 7 años para su implementación. Esta velocidad de transformación y desarrollo lleva parejo un problema, y es que se están incorporando con tal velocidad a todos los sectores que falta un análisis y una reflexión crítica sobre sus verdaderas posibilidades.

Estamos siendo protagonistas de esta sociedad pero además, como educadores, tenemos el gran reto de construir la nueva sociedad de la información, con valores humanos que desde aquí se empodere de la tecnología como una herramienta para generar nuevos conocimientos con conciencia ambientalista, un individuo solidario, preocupado por sus entornos, que no permita que se genere más desorientación social, organizado, y siendo parte del mundo global, con sentido socialista y dispuesto para construir un mundo donde estos valores sean posible desde lo colectivo.

Sin embargo para que esto sea posible, estamos conscientes de que “ello incluye la disponibilidad de equipos de cómputo y de las conexiones necesarias para mantenerlos ligados a la Internet sino, junto con ello, en la capacitación de los ciudadanos para saber aprovecharlas creativamente”… (R. Delarbre, 2001) por supuesto los gobiernos sustentando todo lo anterior con políticas públicas para la tecnología que conduzcan al progreso, la inclusión y la masificación de la información. En este sentido, Delarbre expresa:

La necesidad de ambiciosas políticas desplegadas por el Estado para extender los beneficios de la Sociedad de la Información fue reconocida al menos ya durante todo el último del siglo XX. El Libro Verde de la Unión Europea sobre Sociedad de la Información apuntaba en 1996 lineamientos de políticas que han seguido teniendo plena vigencia:

  1. Estamos viviendo un período histórico de cambio tecnológico, consecuencia del desarrollo y de la aplicación creciente de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC). Este proceso es diferente y más rápido que cualquiera que hayamos presenciado hasta ahora. Alberga un inmenso potencial para la creación de riqueza, elevar el nivel de vida y mejorar los servicios.
  2. Las TIC ya forman parte integrante de nuestra vida cotidiana, nos proporcionan instrumentos y servicios útiles en nuestro hogar, en nuestro lugar de trabajo, por todas partes. La sociedad de la información no es la sociedad de un futuro lejano, sino una realidad de la vida diaria. Añade una nueva dimensión a la sociedad tal como la conocemos ahora, una dimensión de importancia creciente. La producción de bienes y servicios se basa cada vez más en el conocimiento.
  3. No obstante, la rapidez con que se introducen las TIC varía mucho entre países, regiones, sectores, industrias y empresas. Los beneficios, en forma de prosperidad, y los costes, en forma de precio del cambio, tienen una distribución desigual entre diferentes países de la Unión y entre ciudadanos. Es comprensible que el ciudadano se sienta inquieto y exija respuestas a sus preguntas sobre las repercusiones de las TIC. Sus preocupaciones pueden resumirse en dos preguntas fundamentales:
  • La primera de ellas se refiere al empleo: ¿no destruirán estas tecnologías más empleos de los que crean? ¿Seré capaz de adaptarme a los nuevos modos de trabajar?
  • La segunda pregunta se refiere a la democracia y a la igualdad: la complejidad y el coste de las nuevas tecnologías, ¿no harán aumentar los desequilibrios entre las zonas industrializadas y las menos desarrolladas, entre los jóvenes y los viejos, entre los que están enterados y aquellos que no lo están?

«4. Para dar respuesta a estas preocupaciones necesitamos unas políticas públicas capaces de ayudarnos a sacar fruto del progreso tecnológico y de asegurar el acceso equitativo a la sociedad de la información y la distribución justa del potencial de prosperidad» (Comisión Europea, 1996).

Venezuela con el gobierno de Hugo Rafael Chávez Fría tuvo la visión con sentido acorde de la evolución de la sociedad actual, como punta de lanza para todos los pueblos latinoamericanos con las exigencias de los tiempos que estamos viviendo, implemento la Ley Orgánica de Ciencia y Tecnología e Información  (Locti) es prueba ferviente de este hecho, además de los esfuerzos por acercar los dispositivos tecnológicos al pueblo, mediante programas como los Infocentros, Cebit, el Satélite Simón Bolívar, tarifas accesibles, son algunas de las evidencias de los esfuerzos gubernamentales y del compromiso en cuanto a este eje; el Ministerio de Ciencia y Tecnología en su Portal muestra como desde Locti se concretan estas acciones.

Conclusión

  • La sociedad de la información es la transición a la transformación de los procesos humanos mediados por las tecnologías, donde los sujetos se encuentran entre lo cotidiano tal y como lo conocen y el uso tanto de dispositivos tecnológicos como la web y la red como intermedio para la interacción
  • La confrontación entre dos generaciones los inmigrantes digitales y los milenios donde cada cual está sumergido en su paradigma y visión del mundo y no pretende ceder a la otra generación espacio de integración
  • Las instituciones educativas no forman en cuanto al uso adecuado de los medios tecnológicos, esto se debe a la resistencia de los educadores en aprehender el uso ciudadano de dichos medios
  • La velocidad, la omnipresencia y la interacción son tres hechos fundamentales de la sociedad de la información que llevan a la globalidad de la información y de las relaciones humanas mediadas por los medios digitales, donde se ha virtualizado la manera de relacionarnos
  • La sociedad de la información se creó de manera espontaneo sin un plan de formación previo de los medios digitales, la educación se ha quedado atrás en cuanto liderizar este proceso
  • Es abrumador la cantidad de información herramientas, aplicaciones, dispositivos digitales y medios de comunicación sincrónica al mismo tiempo, los sujetos se ven en la necesidad de desarrollar capacidad para atender todo esos medios además de la presencialidad
  • La transición debe generar la ciudadanía digital donde los entornos digitales sean parte natural de la cotidianidad y de la manera de relacionarnos en el futuro mediato

 

Referencias Bibliográficas

.-Cabero, J. (2015). Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación. Editorial Mc Graw Hill. Madrid. España.

.-Hernández, G. (2017). Hablemos de Pedagogías Digitales, Redes Sociales y Cibermedios en la Escuela. Editorial Universidad Católica Andrés Bello. Primera Edición. Caracas. Venezuela.

.-Jenkins, H. (2018). http://henryjenkins.org/

.-Larousse. 1999. DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO. Caracas. Venezuela. Quinta Edición. Ediciones Larousse.

.-Ley Orgánica de Ciencia y Tecnología e Información (Locti)

 Referencias Electrónicas

Publicaciones Electrónicas de Pere Marques http://www.peremarques.net/eparalel.htm>

 

No Dejes de Ver Las Estrellas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *